Procesos de paz

El mundo está lleno de conflictos que atentan contra la paz de sus pobladores y muchos de nosotros siempre estamos en la búsqueda de soluciones que lleven la restauración de la paz. Los procesos de paz son complejos, sobre todo porque hay que ceder en ciertas cosas.

El ser humano es egoísta y egocéntrico y por eso, muchas veces, no entiende que está mal, que no está haciendo lo correcto y eso es lo que lleva a que el proceso de paz sea más complejo. De hecho, los grandes conflictos bélicos actuales están basados en el egoísmo y en la férrea voluntad de una serie de personas a defender sus puntos de vista.

La verdad es que es difícil que algún país o grupo de personas desisten de su posición se integren a las corrientes de pensamiento más aceptadas por el resto del mundo. Solo cuando están acabados, cuando ya no hay nada por lo cual luchar es que vemos un intento, muy vago, por  buscar la paz, y ya no se hace por querer solucionar sino para que la rendición no sea más dirá.

A muchos nos gustaría que el mundo estuviese en paz, pero también es cierto que es difícil olvidar y perdonar. Personalmente creo que eso es lo que pasa en Colombia; por mucho que la gente quiera estar en paz, se le hace difícil no odiar a esas personas que por mucho tiempo han creado la guerra.

La cuestión con los procesos y acuerdos de paz es que nunca vamos a saber si las intenciones de las partes son buenas, es decir, pueda que alguien solo quiera la paz por crear apariencias, para ganar tiempo para su próximo ataque.