¿La seguridad es una forma de paz?

Cualquiera puede decir que existen múltiples formas de paz, de hecho, aquí hemos hablado de eso. Ahoya bien, yo no creo que existan muchas formas de paz, sino más bien que existen elementos que suman a la paz y que se hacen indispensables.

El concepto de paz, al ser tan idealizado parece que toma tonos subjetivos, es decir, para mi es paz algo distinto a lo que es paz para ti y eso está bien, cada cabeza es un mundo.

Ahora bien, el hecho de que cada uno de nosotros tenga el derecho de pensar en la paz e manera distinta es lo que puede estar afectando a la paz de otros. Por ejemplo, si para los terroristas la paz es matar a medio mundo, eso me va a afectar porque yo creo que la paz es el antónimo de la violencia y la muestre es la máxima expresión de la violencia.

Es por que cada uno de nosotros es distinto y diferimos en el concepto de paz que uno se pregunta si la seguridad tiene algo que ver con la paz, o más bien es un recurso que usamos para libaron de la violencia.

Para muchos la seguridad no es parte de la paz, es decir, llamar a un cerrajero granollers para asegura una casa es un acto meramente social, es decir, para cumplir con algún norma, para entrar en el estándar de la comunidad en donde vimos. Personalmente pienso que llamar a un cerrajero mataro, que este instale un sistema de seguridad repercute en mi señalación de bienestar y aporta a la sensación de paz que deseo tener; en mi caso, estar seguro me da paz.

Esos que no creen en la seguridad física, muy probablemente den la responsabilidad de la paz a algún ser divino; en le c aso de los cristianos a dios. Para ellos, estar en paz es estar en armonía con su creador y mientras él esté a su lado no le va a faltar nada.

Yo no digo que la religión no nos ayude a tener más paz, pero sin duda debemos entender que no vivimos en el cielo y que la maldad no conoce de religiones. Además no podemos asumir que dios va a estar al tanto de lo que nos pasa a todos y cada uno de nosotros y que nos va a cuidar ese todo mal que se nos acerque.

Entonces, si bien existen estados mentales, incluso actos de fe, que puede reafirmar nuestra paz, también es cierto que necesitamos de la protección.

Ya había dicho que yo creo que la seguridad física es parte de la paz, o lo menos en mi caso, y ahora lo reafirmo; yo necesito tener un aval físico para sentirme protegido y eso lo logro con el uso de la cerrajería.

Claro está, a seguridad va más allá de nuestra casa, y quizá es por eso que no logramos estar en paz como siempre lo hemos querido. Por ejemplo, el hecho de que vivamos en un sitio con alta posibilidad de crímenes afecta a mi sensación de seguridad y por tanto a mi paz.

Quizá no sea muy común en el mundo, pero existe gente que vive con temor de salir a la calle, que sabe cuándo sale de su casa, pero no cuando vuelve o si vuelve. Esas personas, sin duda alguna no tienen paz, o por lo menos no tiene lo que yo considero paz.