¿Habrá verdadera paz en el mundo?

paz-1Los intereses egoístas son los que han promovido que las guerras se hayan multiplicado a lo largo de la historia de la humanidad, aunque los tiempos de guerra han facilitado que los seres humanos hayan tomado cierto aprendizaje de ellas.

Como diría Sun Tsu, la mejor guerra es la que no se pelea, y por ende el ser humano ha entendido que la guerra no es la única vía para acceder a los recursos con los que planea contar.

Los únicos que tienen la potestad de promover o evitar guerras son los gobiernos a nivel mundial, y como ya sabemos, el ser humano actual no busca la guerra, sino la paz a través de los distintos medios.

La paz constituye el estado ausente de guerras y otros conflictos mediante la habilitación de acuerdos entre gobiernos y otras entidades, pero, ¿Qué hace falta para poder llegar a esos acuerdos?

Aspectos típicos que se generan dentro de una guerra

Las guerras obedecen a desequilibrios temporales que se producen parcial o totalmente en el mundo, como consecuencia de diferencias políticas, económicas, de religión, y muchas otras.

Pensando en el hecho adicional de que hay uno o dos bandos armados que se injurian continuamente, hay elementos típicos que se generan dentro de este tipo de acontecimientos.

Se evidencia todo tipo de barbaries, donde la anarquía prevalece, lo que deriva en toda clase de desmanes como violaciones de derechos humanos, torturas, saqueos, pestes, hambre y desolación.

Hay un aspecto que se encuentra ausente durante una guerra, y es falta de seguridad, lo que nos hace pensar que la presencia de profesionales de la cerrajeria en Eixample no tiene sentido en momentos como ese.

No hay cerrajería que resista, cuando hay un escenario en el que se permite cualquier tipo de violaciones. La guerra no es un estado definitivo, pero sin duda deja cicatrices emocionales en quienes la sufren y viven para contarla.

El momento cuando la paz entra en juego

La guerra puede extenderse, dependiendo de la resistencia que tengan los bandos enfrentados, y es difícil hablar de ganadores ya que la cantidad de vidas que se pierde no genera ningún tipo de victoria.

La paz que tiene lugar, no se trata de un cese voluntario de armas por que haya surgido un sentimiento de culpa, sino que es una paz forzada donde uno de los bandos claudica por debilidad evidente.

Los bandos involucrados llegan a alguna negociación o resolución, donde quienes ganan son los que ponen las condiciones del juego, y se llega a una especie de acuerdo de paz.

La paz no es un estado definitivo, así como tampoco lo es la guerra, pero esta sensación de paz es la que permite que el mundo se mantenga en una apariencia de orden temporal, ya que son muchas las pérdidas que se generan durante una guerra.

Sobre la paz no se tiene control alguno, ni sobre la guerra, pero todas las naciones harán su mayor esfuerzo para no tener que vivir lo amargo que conlleva estar en guerra.