¿Dar la guerra es parte del logro de la paz?

No existe guerra sin paz y lo contrario, o por lo menos eso es lo que dicen mucho por allí. Sin dudas, en los procesos de paz existe algún acto de lucha por los derechos que se defienden, pero la lucha no debe ser vista como una guerra, por lo momento no en todos los casos.

Por ejemplo, suponga que estamos luchando contra la inseguridad diaria, esa que no nos deja vivir tranquilos. La manera como le hacemos frente es llamando a cerrajeros 24 horas en pedralbes e instalando nuevas cerraduras que nos ofrezcan mejores niveles de seguridad ¿llamar a cerrajeros cerrajeros-24h.barcelona/areas/cerrajeros-zona-franca-baratos.html y mejorara la seguridad es parte de un proceso de guerra? Para muchos puede parecer que sí, pero la verdad es que es una lucha muy pasiva.

Con la seguridad física no se promueve la violencia, solo se toman las previsiones para que los delincuentes no puedan enteros en la casa. Ahora, si fuese que usáramos a personas para que estuviesen al pendiente de nuestras casas y le diéramos ordenes de actuar con violencia ante un crimen, entonces sí podría verse como un acto de guerra.

En algunos casos puntuales no se puede ser tan pasivo como cuando se trata de la protección de una casa, pero tampoco tan violento como para invadir a un país ajeno porque sí.

Esos son los grandes errores que se han cometido en el mundo y que han sido retratados en la historia del mundo. Muchos líderes, en aras de buscar la dichosa paz, convierten la situación en un caso del que piensan salir depurados.

Eso de la depuración me recuerda a esa película donde se dan 12 horas para matar sin que tenga consecuencias ante la ley, según porque es la manera de librar todo el estrés que llevamos por dentro y es la garantía de pasar el resto del año sin el temor de la violencia.

Ese es un ejemplo de cómo se usa la violencia para hallar la paz; una aplicación que está mal vista desde cualquier punto de vista.

Yo creo que la aplicación más viable para la paz es el uso de la pasividad, es decir, prevenir sin llegar a ser violentos. En algunos casos puede parecer mucho pedir, pero debemos recordar que estamos hablando de seres humano que podemos llegar a tener mucha tolerancia.

Muchas veces los actos de guerra se dan porque existe mucha frustración en el ambiente, la gente se llega a cansar de su postura tan correcta y piensa en pagar con la misma moneda a quien los agrede, pero la violencia siempre genera mucha más violencia.